TEXTO

JORGE CRESPO BERDECIO

Página principal - Pintura - Grabado - Taller - Curriculum.

1

                                       

                                        (Animación y botones por Daniel Crespo Pérez)

 

            Sobre lo ¨migrante¨ (notas sueltas para desarrollar un tema, 1997) 

 ·       El hecho de haber tenido padres bolivianos y haber pasado mi niñez y juventud entre Venezuela, Bolivia y Costa Rica, hace que lo migratorio acompañe mi aventura de entender lo humano como un tránsito que no cesa. 

·       Y no  solamente de un viaje que nos lleva de país en país, sino, también, de la probable condición que hace, del arte de ser humanos, un arte de transformación permanente.  

·       En torno al concepto que intento elaborar, el migrante no sería unicamente el individuo que deja una supuesta patria(¿matria?) vinculante con la raíz, la originalidad, la autenticidad, la identidad y toda esa verdurita patológica y fantasmal del obsesivo, sino que el inmigrante sería, más bien, el resultado de una pérdida mucho más radical y emparentada con el "deseo" como condición de ser humanos. Pérdida que supondría un des-alojamiento, una des-naturalización que funda nuestra entrada en la deriva de los signos. Deriva que nos convierte en náufragos marcados por las palabras, en seres profundamente textuados buscando, mas allá de ellas, la patria imposible. 

·       Parafraseando a Octavio Paz diría que nuestra condición es parte de una captura que nos condena a vagabundear entre el signo y el garabato. Cada cual con su imaginario y su letra. Personajes de una feria mostrando al mundo los fragmentos de su verdad. Como aquel personaje que cargaba un ladrillo a cuestas para mostrarle al mundo como era su casa. 

·       Todos, de alguna forma, llevamos un ladrillo a cuestas. Para sonar, para hacer ruido, para que nos escuchen.  

·       Máscara viene de  ¨per-sonare¨: para sonar. Utilería que se usaba como megáfono en las representaciones de teatro al aire libre. 

·       Talvez la máscara no oculta sino que revela, en el ruido confuso o articulado, una bitácora, una señal de tránsito, el perfil de un ser que dibuja con sus actos y palabras el garabato que hace de lo humano un maravilloso y milagroso disparate.

·       Sartre planteaba, en su obra ¨Ser y nada¨, lo humano como un proyecto imposible. Lo imposible de ser-en-si y para-si. Lo humano como una pasión inútil… 

·       Julia Kristeva resume lo psíquico de la siguiente manera. 

·       "El psiquismo es un sistema conectado abierto a otro, y solo en estas condiciones es renovable. Si vive, nuestro psiquismo esta enamorado. Si no esta enamorado, esta muerto." 

·       Talvez el arte no sea esa nueva y ridicula religion que comparten ciertos beatos, sino la simple y cotidiana capacidad de vivir enamorados. Pareciera que solo en estas condiciones somos renovables, quiero decir, capaces de construir nuevas historias que sostengan el destino de nuestros huesos y pulsiones. Historias que respiran otras voces y se condensan o disuelven como actos multitudinarios para proteger a los que se han quedado solos, huérfanos, sin imágenes y sin palabras.

 

 II

 Notas operativas para artistear.

 • Es muy dificil definir una posicion en esta actividad que llamamos arte. Para trabajar como artista me digo que “arte” es un lugar, un espacio donde nada se sostiene y todo debe inventarse. Actitud que nos empuja a esa frontera donde el sentido enloquece e inaugura la posibilidad de un horizonte a la mirada. Horizonte que no está emparentado con la verdad, sino, simplemente, con otra configuración, otra combinatoria donde los sentidos reinician su labor de producir otro cuerpo devorado por un nuevo sentido.   

• Vivir en la frontera.   

• Por eso creo que el artista es fundamentalmente angustia y coraje. Un lucha sin cuartel contra el “rigor mortis” de un texto detenido, y la imposibilidad de descansar en la fé de una certeza.  

• Perdimos la voz y la mirada, y la buscamos a tientas en los demás. Por eso nuestra obra, por más precaria y frágil que sea no es, en el fondo, más que una trampa para otra voz y otra mirada.  

• Capturamos voces y miradas para recuperar la ilusion de ver y decir.  

• El arte no inventa una morada, sino la esperanza de llegar a tener una.  

• Una morada es una mirada.   

• Toda obra es un dispositivo donde lo humano habita. Sin los artistas viviríamos en la intemperie.  

• La locura nos acompaña hasta la frontera. Mas allá está la demencia. Mas acá el sentido común del rebaño que pasta feliz en las praderas de una verdad compartida como un narcótico amable.  

• Talvez nuestra única morada no sea más que una línea imaginaria, una frontera, una ilusión   domesticada por la geometría de la razón. Una pasión de ciegos.  

 

Correo electrónico

www.000webhost.com